Aula Gerión

Asociación para la defensa del Patrimonio Histórico - Sanlúcar de Barrameda


 

 

 

 

 

 

Desmoronamientos en la Barranca sanluqueña

 

En la mañana del martes, 31 de julio de 2007, nos hemos despertado con otro desastre urbanístico en el Conjunto Histórico de Sanlúcar.

 

Se ha producido un desmoronamiento de la barranca con motivo del derribo que han realizado de una casa en la cuesta de Ganado. Este desmoronamiento también ha afectado a parte de la casona de Sainz de Rosas, ubicada en el nivel superior de la barranca, cuya fachada abre a la calle Almonte, 2. Justo por esta zona corría uno de los lienzos de la antigua muralla medieval.
 

Una situación semejante se produjo en La Almona en 2004 (Ver más abajo). Pero ahora, en la cuesta de Ganado, han aparecido estructuras de edificaciones más antiguas (arcos y muros). Y no parece probable que la empresa constructora -cuyo cartel de obras no se ve por ningún sitio, ni tampoco el obligado de la Gerencia de Urbanismo- vaya a adquirir la casa afectada de la calle Almonte como hizo en 2004 la constructora de La Almona.
 

Todo es consecuencia de la continua agresión que está sufriendo la vieja barranca, que atraviesa todo el casco antiguo de Sanlúcar, por parte de los constructores cuyo afán edificatorio no sólo no tiene límites, sino que además ni estudian ni previenen este tipo de situaciones cuando intervienen en el corazón de la ciudad.
 

A ver ahora qué pasa. Seguro que lo de siempre, a tapar lo antes posible. No vaya a ser que tengan que parar la obra y les cueste a los promotores más dinerito. No hay problema, se indemniza a la propiedad afectada y a tapar; a ocultar el pasado arqueológico de los sanluqueños, que es lo que se ha venido haciendo hasta ahora, incluso a pesar de las pocas visitas que gira la Delegación de Cultura a Sanlúcar, tal como parece que han venido hoy para inspeccionar este otro desastre acaecido en el Patrimonio Histórico de la ciudad, a los ya nos tienen más que acostumbrados.

 

Está claro que los técnicos encargados de esta demolición no han sabido calibrar los riesgos que implicaba esta complicada intervención y la Gerencia de Urbanismo no ha revisado adecuadamente la obra, cuyo peligro de desplome se puede volver a producir en todas las edificaciones que se encuentran adosadas a la barranca. Además, Gerión espera que se hayan documentado adecuadamente –fotografías, mediciones, muestreo de materiales, etc.- las estructuras arquitectónicas de arcadas que han quedado al descubierto con vistas a su posterior estudio.

 

 


Un mes más más tarde, a finales de agosto, la situación permanece en las mismas condiciones. Tan sólo se ha colocado un apuntalamiento como contrafuerte, pero nada se sabe sobre los necesarios estudios de documentación que se deben realizar.


 


Pinche las fotos para verlas a mayor tamaño

 

 


 

Un mes más tarde (agosto-2007)

   

   

   

   

Desmoronamiento de la barranca en La Almona (2004)

 

Una situación semejante ocurrió en La Almona, en 2004, cuando se demolieron las naves que se ubicaban aledañas al muro de contención de la barranca. Entonces el problema se saldó con la compra de la casa afectada por parte de la empresa constructora de La Almona.

   

Estado anterior al derrumbe

 

   

 

 

Volver