Aula Gerión

Asociación para la defensa del Patrimonio Histórico - Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)


  

Más de 4.500 personas lanzan un SOS a las máximas autoridades de Europa y España para salvar una de las joyas del barroco español: el Palacio Arizón de Sanlúcar de Barrameda  (Cádiz)

 

                                                                                               Comunicado de Prensa - 14/03/2008

 
Las más de 4500 firmas y adhesiones recogidas, tanto en papel como en internet, han sido remitidas, junto a una petición pública de urgencia para rescatar el Palacio Arizón, a las máximas autoridades europeas y españolas, tales como la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo; al Presidente del Gobierno Español, José Luis Rodríguez Zapatero; al Presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves; al Defensor del Pueblo Andaluz; al Comité Español del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios –ICOMOS- y a la Casa Real. En los próximos días se enviará también al Ministro de Cultura y a la Consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, en cuanto se conozcan sus nombramientos.

El pasado mes de febrero, dentro de la segunda fase de la Campaña “Salvemos Arizón”, la asociación cultural Aula Gerión inició una campaña de recogida de firmas con el fin de recuperar una de los edificios emblemáticos del barroco español, el Palacio Arizón. La campaña está motivada por la  falta de soluciones para consolidar y rescatar este imponente monumento del patrimonio andaluz, tanto por parte de la empresa propietaria –Casa Grande Arizón, S.A.-, como por el Ayuntamiento de Sanlúcar, la Consejería de Cultura y el Juzgado de Instrucción nº 1 de Sanlúcar, donde ya se denunció la gravísima e ilegal situación que sufre el edificio.

El Palacio Arizón es un excepcional conjunto residencial-comercial, característico de los grandes comerciantes con América, que fue edificado entre los siglos XVII y XVIII.  Se trata de un edificio único en su género, una auténtica joya del barroco, cuya pérdida no se puede permitir ni Andalucía ni España. Con estas acciones ciudadanas se está intentando evitar la desaparición de esta formidable casa-palacio, amenazada por la inminente ejecución de un proyecto especulativo que convertiría lo que hoy es conjunto monumental en  más de ochenta viviendas. Inexplicablemente, este proyecto -que supone en la práctica la destrucción del edificio- ha recibido el visto bueno de la Delegación Provincial de Cultura de Cádiz y ha obtenido la licencia de obras de la Gerencia Municipal de Urbanismo de Sanlúcar. Se trataría del primer Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento que se convierte en algo semejante en España, estableciendo un lamentable y peligroso precedente. El caso Arizón es, además, un auténtico emblema de la lucha contra la devastación del casco histórico de Sanlúcar, uno de los más singulares de Andalucía, que ha sido sometido en los últimos años a un proceso de destrucción imparable, a pesar de la protección legal de la que teóricamente goza.

La campaña para salvar Arizón está contando con el apoyo de importantes asociaciones y entidades nacionales e internacionales, así como miles de personas, tanto de Sanlúcar, Andalucía y España, como de los más variados rincones del orbe. Cabe destacar la adhesión de prestigiosas entidades nacionales como Hispania Nostra, Sociedad de Estudios Históricos de Navarra (SEHN), Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio de Salamanca; las andaluzas Fundación Casa de Medina Sidonia, Real Academia de Bellas Artes de Nuestra Señora de Las Angustias de Granada, Ben Baso, Baetica Nostra, Centro de Estudios Históricos de Andalucía (CEHA), AHRO, Málaga Monumental o La Trocha; y las internacionales Clube UNESCO da Cidade do Porto, Associação para o Estudo e Defesa do Património Natural e Cultural da Região de Aveiro (ADERAV), Asociación Uruguaya del Patrimonio Industrial (AURPI) o Tucson Peace Action Coalition, entre otras, además de varios colectivos culturales, ecologistas, vecinales y sindicales de Sanlúcar. De igual modo, se han sumado a esta reivindicación personalidades de altísimo rango de la comunidad científica nacional e internacional, así como arquitectos, historiadores y expertos en patrimonio de todo el mundo (el listado de adhesiones se puede consultar en la Web del Aula Gerión). Es difícil encontrar precedentes de una movilización semejante relacionada con el patrimonio histórico en nuestro país. Ello explica la atención creciente que están prestando los medios de comunicación españoles y extranjeros a la insólita y escandalosa situación del palacio Arizón.

La petición enviada a las autoridades se ha acompañado de una anexo legal, donde se especifican las diversas leyes que se han venido incumpliendo durante más de dieciocho años, al quedar abandonada y arruinada la Casa Arizón tras su adquisición, tanto por parte de la actual empresa propietaria, como por la desidia manifiesta de las autoridades competentes, como el Ayuntamiento de Sanlúcar y Delegación Provincial de Cultura, a los que corresponden velar por la conservación del Patrimonio Histórico de la ciudad de Sanlúcar y de la comunidad andaluza. La documentación se completa con un dossier fotográfico, una memoria sobre la evolución seguida por el edificio en los últimos veinte años, junto a las firmas y adhesiones, autentificadas notarialmente.

 Ante esta clamorosa y desesperada llamada de socorro, el Aula Gerión espera que las autoridades y organismos apelados tomen cartas en el asunto y dicten las oportunas resoluciones y recomendaciones para salvar el Monumento. Lo que se solicita es, ni más ni menos, que se haga cumplir lo que la ley prescribe. En la petición se exige, en consecuencia, que se adopten medidas urgentes para frenar de inmediato el deterioro que está sufriendo el inmueble; que se haga cumplir a la empresa propietaria con su obligación de restituir lo destruido durante estos veinte años; que la Dirección General de Bienes Culturales sancione a la empresa según marcan las Leyes de Patrimonio. También se solicita la expropiación del conjunto monumental y su restauración integral para darle un uso público, de modo que pueda ser disfrutado por toda la ciudadanía.

 


Todo sobre Casa Arizón




Volver