Aula Gerión

Asociación para la defensa del Patrimonio Histórico - Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

LA NUEVA BIBLIOTECA PÚBLICA: AUSENCIAS Y RAREZAS

                              

                                                                                               Comunicado de prensa 13/05/2003

 

Por fin acaba de inaugurarse la tan prometida Biblioteca Pública de Sanlúcar, situada en el edificio histórico del antiguo Ayuntamiento (1731). A pesar de la buena concepción del proyecto ejecutado, respecto a distribución de espacios e iluminación, el Aula Gerión quiere puntualizar ciertos aspectos negativos que ha observado en esta rehabilitación.

Para empezar, en el exterior del edificio han desaparecido las dos antiguas farolas de gas que flanqueaban la entrada principal, las cuales presentaban el valor de ser los únicos testigos que quedaban de la iluminación por gas que tuvo Sanlúcar. ¿Dónde están estas farolas que formaban parte del mobiliario urbano de la ciudad?. Por otra parte, en la fachada posterior llama la atención la desaparición del friso decorativo superior realizado en piedra, que ha sido sustituido por una falsa copia en piedra artificial.

Asimismo son de un mal gusto disonante las dos rejas que cierran las ventanas bajas. ¿A quien se le ha ocurrido tal horterada?. Por cierto, resulta muy extraño que el acceso a esta nueva Biblioteca se haya colocado por la puerta falsa, puesto que cualquier edificio oficial debe tener su entrada por la portada principal, aunque se sitúe un videoportero electrónico para facilitar el paso de minusválidos por esta puerta accesoria. Todo parece indicar que el espacio principal del edificio ha quedado reservado para uso protocolario y zona VIP, cuando el lector en una Biblioteca es el máximo protagonista. ¡Qué derroche espacial, cuando además no ha quedado sitio ni para guardar el fondo de libros históricos!

En el interior, han desparecido los escudos que estaban pintados en la bóveda del anterior Salón de Plenos, hoy sala de conferencias, cuya nueva pintura del zócalo, en tonalidad oscurísima, ha reducido visualmente el espacio. Estos escudos tenían el valor de ser una representación simbólica de los sucesivos regímenes políticos españoles. Además, en la más estrecha escalera se echa de menos los grandes planos de Sanlúcar y la placa conmemorativa del submarino “El Tritón” (1960), allí existentes antes de la restauración. Asimismo, parece que ha faltado mármol para el primer peldaño de esta escalera, puesto que éste no hace juego con el resto, resultando un buen “pegote”.

Por último, es sorprendente la variedad columnaria que se observa en el recuperado patio, ya que estas columnas de mármol presentan muy diversas anchuras de fustes y distintas texturas, veteados y tonalidades, que parecen indicar diferentes cronologías. Ante esta rareza, el Aula Gerión se pregunta ¿este conjunto de columnas es fruto de un acarreo original o actual?

Finalmente, Gerión espera que esta esplendorosa biblioteca sea atendida por personal especializado y no por el numeroso séquito, que últimamente ha sido contratado “a dedo” y que llenan las oficinas municipales de forma ociosa. Es decir, sin haber pasado por ningún tipo de selección conforme al procedimiento administrativo.


 

                                                                                             

Volver