Aula Gerión

Asociación para la defensa del Patrimonio Histórico - Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)


 

 

 

La Casa de Pepita Tudó, en obras

 

                                                                             Comunicado de Prensa - 27/01/2003


 

De las casas más notables existentes en la calle de las Monjas Descalzas, hoy en obras, es la mal llamada de "Pepita Tudó" que hace esquina con la calle de la Misericordia y por su espalda da a la del Trillo. Además llama poderosamente la atención el jardín y la torre mirador. Lindaba por su derecha con el antiguo Asilo de San Rafael considerado por el PGOU del 87 como de protección estructural (B-47), de gran interés artístico, pero desaparecido y convertido en pisos.
 

Gran parte de 730 metros cuadrados, arruinados. El PGOU del 97 la califica como de protección integral (B22), pues detalla que "los elementos de interés tipológicos: espacios de acceso, patio principal y elementos de articulación espacial del edificio. Fachadas y crujías asociadas a los mismos. Jardines... vegetación arbórea existente".

Responde este edificio a la tipología de casa tradicional de los siglos XVII y XVIII, si bien algunas reformas decimonónicas como la erección del jardín le confieren un aire romántico.

 

Presenta una fachada unitaria de dos plantas acusadas longitudinalmente por una cerca y coronada por la cornisa tradicional de cubículos por donde se inclina una de las aguas del tejado. Cuatro huecos equidistantes en cada piso: b/p, c/p, b/c, c/c, de escaso volado (un ladrillo para los cierros y dos para los balcones) que delatan su anterioridad al siglo XIX: el costado de la casa que mira hacia el jardín, casi entero destruido por un incendio, fue la zona noble, aunque su parte inferior fue convertida en bodega en una de las reformas de la casa, a pesar de haber sido su puerta inferior la principal , dado el carácter que conserva el friso de suaves relieves sobre el que descansa el balcón.
 

El mismo jardín conserva una navecilla donde se levanta un mirador con veleta casi exenta, que seria de la casa desaparecida, y abre una puerta a la calle Misericordia. La arboleda de este jardín cerrado con muros de hermoso remare formando guirnaldas, reverdece estas calles del Barrio Alto.
 

La zona de la casa que da a la calle del Trillo, y la mas destrozada, estaría dedicada a bodegas, almacenes y patios secundarios, aunque al principio independiente debió anexionarse a la casa grande de Descalzas, pues los muros medianeros formaban un almizcate que luego se uniría con un voladizo.
 

Desde antes de 1752 perteneció a los Martínez de Espinoza, cuyo fundador, Mateo, creó su emporio urbano en la calle Descalzas; y su hijo Félix, cargador a Yndias, lo continuó llegando a ocupar el máximo cargo, el de Prior, en el Consulado de Comercio, además de desempeñar el cargo de Regidor y ocupar puestos en las instituciones públicas del siglo ilustrado. Entre 1775 que vendieron la casa hasta 1849 desconocemos sus propietarios, y por tanto no podemos afirmar que fuera la mujer de Godoy Pepita Tudó; que los mas probable seria que visitara por una jornada Sanlúcar y el propietario de la casa se la ofreciera.
 

En 1889, Nicolás Muiños y Muiños , Jefe Superior de la Administración Civil y Comisario de Marina retirado, queda inscrito en el Registro de la Propiedad como titular de la casa, donde se describe pormenorizadamente. De la casa hizo su dueño tres y construyó dos bodegas en cada costado bajo, suprimiendo la portada de la izquierda. La casa principal junto al jardín medían 42 m. de fachada. Contaba con zaguán, patio con galerías de columnas y suelo de mármol, aljibe, escalera con bóveda en la que, según el documento registral, "existe en su frente un cuadro de porcelana de una Virgen de bastante mérito artístico en marco de madera chavolado y adosado". Y en el piso alto: comedor, cocina; sala con balcón a Descalzas con paredes y techos pintados al óleo; gran salón con vistas al jardín, paredes y techos decorados con ricos lienzos al óleo con paisajes de ruinas, edificios, fuertes balizas y buques; gabinete de estilo chinesco; comedor con torno.

 

De esta descripción, llama la atención la habitación octogonal con balcón que da al jardín, comunicándose por una escalera que parte de uno de los ochavos hasta el bajo. De ella es posible que se eleve otro mirador almenado que no se ve desde la calle. Con respecto al jardín dice: "existe una bonita fuente de piedra jaspeada con un pilón y en ella una figura en el centro con juegos de agua"-todavía existente-.
 

Entre 1909-1930, un comerciante francés avecindado en París, Maurice Stora posee la casa, y tal vez sea entonces cuando van saliendo riquezas como una obra cerámica de la Virgen atribuida al taller de La Robbia. De 1930-35, Benigno de la Vega Inclán y Flaquer, II Marqués de la Vega Inclán, primer Comisario Regio de Turismo, creador del Museo Romántico de Madrid, impulsor de paradores, etc. es el propietario de la casa que, a su vez, venderá al sanluqueño Emilio Hidalgo y éste a una Inmobiliaria, que también ha adquirido la casa de la calle San Agustín con el escudo de Mergelina, de la que esperamos una óptima rehabilitación.

 

Esta casa está siendo rehabilitada para viviendas. Es un casa-patio característica de los siglos XVII y XVIII, que además tenía un precioso jardín dieciochesco y torreón.
 

Es interesante la obra de Manuel Barbadillo: "Manuel Godoy, Príncipe de la Paz. Su juventud, sus años de gobierno, su atardecer (1767-1853)". Jerez: Gráficas del Exportador, 1979, donde se recoge una serie de fotografías de la casa que nos dan idea de como era el interior de esta casona:

 

   

   

   

   

 

 


 

Volver