Aula Gerión

Asociación para la defensa del Patrimonio Histórico - Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)


 

 

EL GRAN TIMO: BARATIJAS POR JOYAS

 

                                                                        

                                                                               Comunicado de Prensa 20/05/2003


 

 

Resultan de una frivolidad suprema los adornos urbanos que se han ido colocando en las antiguas calles sanluqueñas, que son costosos e innecesarios en esta zona, pudiendo sin embargo embellecer algunas barriadas de la ciudad.

 

Así, por ejemplo, en la calle San Jorge sobran las farolas "isabelinas", que entorpecen la visibilidad de la hermosa portada del convento de Regina, las cuales se podrían haber situado en las paredes laterales y sustituirse por unos menudos surtidores de agua fresca. También han sido dolorosas las pérdidas llevadas a cabo en la nueva Biblioteca -artículo de Gerión de la semana pasada en este periódico-, como el escudo que decoraba el antiguo Salón de Plenos, entre otras.

 

El último disparate ha sido la colocación de esos elevados maceteros de tres brazos en la Cuesta de Belén y Plaza de Madre de Dios, los cuales han distorsionado absolutamente el encanto de estos centenarios enclaves de nuestra ciudad, integrados dentro del recinto declarado "Conjunto Histórico-artístico", ante el que los políticos gobernantes están manifestando un desprecio e insensibilidad totales. ¿A quién le gusta que le profanen sus ancestrales moradas?.
 

Paradójicamente, frente a estas agregaciones superficiales, se nos han sustraído importantes edificios protegidos de nuestro Patrimonio Histórico, produciéndose demoliciones sin licencia (Casa de las Palomas, Casa del Ingeniero del Gas); derrumbes con licencia (naves de La Almona; diversas bodegas); abandonos conscientes e institucionales (Casa de Arizón, Castillo de Santiago); y aparente ceguera ante los numerosos inmuebles en peligro de desaparición. Además, todavía no se ha sancionado a los muchos infractores, que continúan comprando casas (Casa de la Columna ya sin cubiertas; Casa de Aldama con patio neogótico único en Sanlúcar; establecimiento tradicional de Casa Porrúa, de gran valor antropológico, etc.), todo ello para seguir hiriendo y apuntillando aún más nuestra arquitectura.


¿Cómo el Alcalde y sus delegados se preocupan y gastan el dinero público en estas menudencias y no abren sus mentes a la trascendencia que tiene la conservación de la ciudad? Tanto en hechos como en palabras, el discurso político-cultural de este equipo de gobierno se caracteriza por ser "repetitivo" y especulador, además de ramplón... y, por tanto, digno de toda desconfianza.

 


 

Volver