Aula Gerión

Asociación para la defensa del Patrimonio Histórico - Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)


 

 

 

 

Desaparece la identidad vinícola

de Sanlúcar

 

                                      

                                                                                  Comunicado de prensa 03/05/07

 

Ante la demolición de la bodega Trillo, iniciada el pasado jueves, el Aula Gerión quiere mostrar su desaliento por el escaso interés que han mostrado todas administraciones públicas en conservar esta importante muestra de la Arquitectura Industrial sanluqueña.

Ya en 2004, cuando se vendió esta bodega a la empresa Gestisan, Gerión denunció en la Consejería de Cultura y en los medios de comunicación la inminente desaparición de esta bodega Trillo, que era una de las más interesantes y antiguas del Marco de Jerez. Con posterioridad (enero de 2007) esta asociación sanluqueña solicitó la protección conjunta de las más destacadas bodegas de Sanlúcar, como se ha hecho en El Puerto de Santa María por parte de la Consejería de Cultura. Sin embargo, nadie ha puesto los medios para salvar este inmueble.

El Aula Gerión opina que la demolición de la bodega Trillo es parte del “efecto dominó” que se está produciendo en Sanlúcar desde hace unos años, por el que están cayendo la gran mayoría de las bodegas urbanas. Este fenómeno causará también la desaparición de la verdadera manzanilla, transformándose de singular vino urbano en cualquier otro vino rural, es decir, en un caldillo agreste y vulgar con la “flor de la canela”, pues en el Reglamento de la Denominación de Origen del Jerez-Xérès-Sherry y Manzanilla de Sanlúcar se señala que la manzanilla “debe ser criada necesariamente en las bodegas enclavadas dentro de la ciudad de Sanlúcar de Barrameda para ostentar dicho nombre”.

En este corrimiento destructivo ya han caído numerosas bodegas históricas, como la Reina Victoria (Avda. Constitución); Siete Revueltas; Santa Ana (calle Bolsa); Medina (Banda Playa); Valdespino (Banda Playa) convertida hoy en el cursi edificio apodado “de las ondas”; la antigua bodega situada entre Carril de San Diego y Trasbolsa; además de las cuantiosas bodeguitas desaparecidas en el Barrio Alto.

 

 

En este mismo desencadenamiento están previstas las demoliciones de otros interesantes conjuntos de bodegas urbanas como la de Cruz del Pasaje, cuya demolición se sumará a la aberración cometida en la antigua casa-bodega Escobar (calle Santiago) edificada en otra esquina de la manzana; el conjunto Argüeso, en manos de los mismos especuladores de Arizón; o la bodega Manjón (callejón del Cuerno), que centra junto con el jardín y la casa uno de los más deliciosos espacios urbanos de Sanlúcar de muy pronta desaparición. A esta negra lista de espera también hay que añadir la espléndida bodega El Cuadro (antigua de Argüeso en Banda Playa-Trasbolsa) o la del Castillo (antigua de Barbadillo también en manos de Gestisan), entre otras.

  

 

 

 

A pesar de todo este agiotaje, el Aula Gerión no se va a cansar de denunciar en todas las instancias implicadas la abusiva especulación que ha sufrido Sanlúcar, pues aunque no se pueda ya recuperar lo perdido, esta asociación sanluqueña está dispuesta a llegar hasta el final para que, tarde o temprano, estos especuladores paguen los delitos y perjuicios cometidos contra los sanluqueños. También el Aula Gerión reprocha a Laura Seco y Rafael Rubio que no hayan salvado nuestras bodegas, y más concretamente la bodega Trillo, tal como le pidió directamente el Aula Gerión en una reunión mantenida en agosto de 2006, donde ambos políticos se mostraron cínicamente “muy preocupados” por el Patrimonio Histórico de Sanlúcar.

 


 

Volver