Aula Gerión

Asociación para la defensa del Patrimonio Histórico - Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)


 

 

INMUEBLES PREMIADOS

 

Los inmuebles galardonados en esta VII Edición fueron propuestos, entre otros varios, en Asamblea plenaria del Aula Gerión el pasado día 25 de junio de 2010. Como resultado de las votaciones de los socios y socias del Aula, se han otorgado cinco premios, uno por cada categoría establecida y sin orden de prelación o preferencia.

 

Restauración de inmuebles significativos y tradicionales: Casa en Avda. de Bajo de Guía, 18

 

Conservación de inmuebles con doble uso residencial y comercial: Casa calle San Juan, 28

 

Conservación de inmuebles a lo largo del tiempo: Casa en calle Santo Domingo, 19

 

Conservación y/o restauración de Arquitectura Industrial: Bodegas Hidalgo-La Gitana, S.A.

 

Restauración y Conservación de bienes culturales de carácter religioso: Monasterio de Madre de Dios de las MM. Dominicas.

 

El acto de entrega de los premios tuvo lugar el sábado, 24 de julio, en Bodegas Pedro Romero.


 

Restauración de inmuebles significativos y tradicionales

 

Casa en Avda. de Bajo de Guía, nº 18

 

D. Felipe Trigo Romero

D.

 

 

Se trata de una majestuosa casona edificada en 1907, según proyecto de Aníbal González, como hotel o villa de veraneo, que ha sido rehabilitada recientemente por su propietario con gran esmero y respeto a la estructura y materiales originales del inmueble. Esta casa forma parte del conjunto de antiguos hoteles de veraneo construidos en toda la Avenida de Bajo de Guía a principios del siglo XX.

Del edificio sobresale su estructura exterior, realizada en estilo modernista con reminiscencias anglicistas. Los muros de sus cuatro fachadas están construidos en piedra tarifa en combinación con ladrillo visto para los recercados de los vanos. Destacan los quiebros que articulan sus impresionantes tejados a varias vertientes, revestidos con llamativas tejas en bitonalidad verde y blanca. De igual modo, es reseñable la terraza elíptica con pretil decorativo que se extiende hacia las fachadas laterales de la villa. Únicas en Sanlúcar son las preciosas vidrieras que cierran el triple vano de entrada y las ventanas de la fachada principal, de genuino estilo modernista.

En el interior sobresale el vestíbulo de entrada, compuesto por un gran arco central, que recae sobre pares de columnas de mármol blanco, reposando todo sobre amplios basamentos. Este elemento estructural está completamente decorado con ladrillo visto y azulejería cerámica. Al fondo se sitúa una escalera de mármol de varios tramos, que aparece delimitada por una bonita barandilla férrea de inspiración modernista.

La restauración de esta casa ha supuesto una importante recuperación de uno de los más destacados testigos de una de las épocas más brillantes de Sanlúcar, como ciudad-balneario de litoral y pionera del turismo de los baños de mar.

Nota: En esta casona, como escenario literario, se desarrolla la novela El beso del cosaco, de Eduardo Mendicutti.

Bibliografía: Gómez Díaz-Franzón, Ana: Arquitectura del veraneo y su época en Sanlúcar de Barrameda (1900-1950) (en prensa)  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Conservación de inmuebles con doble uso, residencial y comercial

 

Casa en calle San Juan, nº 28

 

Dª. Rosario y Dª. Mª del Carmen González Bianchi

 

 

Este inmueble es una antigua casa unifamiliar de tipología barroca, propia de los siglos XVII y XVIII, reedificada en su crujía de fachada en 1943, dentro de un atractivo estilo regionalista sevillano. Así, la fachada principal está realizada en ladrillo visto con pilastras cajeadas, donde se inscriben coloristas azulejos característicos de los talleres sevillanos. También de cerámica vidriada son los tejaroces que cubren los cierros altos y el guardapolvo que guarnece el balcón central, de planta mixtilínea, el cual está realizado en rica madera tallada.

De la estructura espacial de la casa, cabe destacar el patio central configurado mediante magníficas columnas de mármol blanco, que sostienen arcos de medio punto moldurados, así como la escalera principal.

La buena conservación de este inmueble, a pesar de incluir varios locales comerciales en su planta baja, salvaguarda la imagen de una Sanlúcar eminentemente patrimonial y ayuda a realzar el conjunto histórico del casco antiguo de la ciudad.

Bibliografía: Gómez Díaz-Franzón, Ana: Arquitectura del veraneo y su época en Sanlúcar de Barrameda (1900-1950) (en prensa)  

 

   

   

   

   

   

   

   

 

Conservación de inmuebles a lo largo del tiempo

 

Casa en calle Santo Domingo, nº 19

 

Familia Pérez Romero

 

 

Este hermoso caserón posee las características propias de las casas de cargadores a Indias de Sanlúcar de los siglos XVII y XVIII, incluida la torre-mirador del tipo sillón, que emerge sobre los tejados desde su crujía trasera. En el siglo XVIII, este edificio pertenecía al rico comerciante Simón Lemos Pastrana.

Durante las primeras décadas del siglo XX, el inmueble fue convertido en un elegante hotel de viajeros, el conocido Hotel Lagares, para retomar más tarde su antigua función de residencia unifamiliar. Desde el exterior se le reconoce por su hermosa portada de piedra apilastrada de carácter barroco y un espacioso zaguán distribuido en dos tramos. El resto de su fachada hace gala de la sobriedad propia de las residencias barrocas de la Baja Andalucía.

El interior se distribuye en torno a un espléndido patio principal, circundado por tres galerías mediante columnas marmóreas y arcadas de medio punto, y queda centrado por un bonito brocal de pozo de mármol blanco. Cabe destacar las aún más antiguas arquerías sobre pilares rectangulares situadas al fondo del patio, que nos hablan del origen seiscentista de esta casa.

El edificio se cubre con tejados de teja curva a doble vertiente en su crujía principal y a una sola agua en los espacios internos, donde se abren airosas mansardas coronadas con frontones rectos. Asimismo, es reseñable la majestuosa escalera principal con barandal abalaustrado tallado en piedra, tan característico de las casas sanluqueñas del siglo XVIII. El hueco de esta escalera se cubre con una interesante bóveda de aristas.

Es de alabar que los actuales propietarios de este inmueble hayan sabido mantener hasta nuestros días la unidad estructural del edificio con todos sus elementos singulares y materiales nobles.

 

   

   

   

   

   

   

   

   

   

   

 

Conservación y/o restauración de Arquitectura Industrial

 

Conjunto bodeguero en calle Banda de la Playa - Calzada Duquesa Isabel

 

Bodegas Hidalgo-La Gitana, S.A.

 

Aula Gerión confiere una relevante importancia a esta modalidad de la Arquitectura Industrial, debido a la pérdida de la centenaria imagen vinícola que está sufriendo Sanlúcar por la acelerada destrucción de sus bodegas en los últimos años.

Este conjunto bodeguero posee gran interés histórico y arquitectónico, inscribiéndose de lleno en la más pura tradición arquitectónica bodeguera del siglo XIX. Al tiempo, su presencia contribuye a formalizar la tradicional imagen vinatera del Barrio Bajo sanluqueño.

Cuatro bodegas se organizan en torno a dos patios, incluyéndose también en el conjunto el "escritorio" u oficinas, la planta de embotellado y almacén de productos terminados. En total, esta agrupación ocupa casi 8.000 m2 y articula una planta rectangular uniforme.

Además de las bodegas "San Roque" y la semisubterránea "San Francisco", sobresalen las grandes proporciones de “San Luis”, cuyo frente lateral recae sobre el paseo de la Calzada, componiendo un espacio urbano de gran significación. Esta bodega fue edificada por Eduardo Hidalgo Verjano en 1874 y es uno de los ejemplares más representativos de las grandes bodegas de tipo catedralicio, que se construyeron en el Marco de Jerez en la segunda mitad del siglo XIX.

De gran amplitud, la planta de "San Luis" es rectangular y ocupa 2.435 m2. El interior se organiza en cinco calles separadas por esbeltos pilares cuadrangulares, que sustentan la techumbre mediante vigas maestras precedidas por zapatas de transición. Este enorme espacio se cubre con tejados dos aguas de teja curva, que se quiebra en forma de tijera con tirantas en la más ancha crujía central. Al exterior, "San Luis" ofrece una fachada principal dentro de más puro estilo bodeguero de la época. Se abren cuatro ventanas y una puerta central, en correspondencia con cada una de las naves interiores, y sus hastiales se cierran con amplísimos frontones triangulares moldurados, en cuyos tímpanos se sitúan grandes vanos circulares cerrados con artísticas rejas. "San Luis" alberga hoy más de 2.000 botas de la conocida manzanilla "La gitana".

La conservación de este conjunto bodeguero hasta la actualidad contribuye a resaltar la fisonomía vinícola del casco antiguo, por la que se ha distinguido Sanlúcar durante siglos.

   

   

   

   

 

   

   

 

Restauración y Conservación de bienes culturales de carácter religioso

 

Monasterio de Madre de Dios

 

Madres Dominicas

 

Este galardón se otorga tanto por las obras de restauración de la fachada principal, efectuada en 2008, como por la conservación integral de este espléndido monasterio, que cuenta ya con más de cinco siglos de historia.

Este conjunto conventual se constituye en uno de los inmuebles religiosos más interesantes y monumentales de Sanlúcar y, por su gran amplitud, al ocupar casi toda una manzana, articula al mismo tiempo uno de los espacios urbanos más bellos de la ciudad.

Fundado por la duquesa de Medina Sidonia, doña Leonor de Rivera y Mendoza en 1480, las obras de este monasterio fueron continuadas por los sucesivos miembros de la Casa Ducal, que siempre velaron por esta comunidad religiosa. También cabe destacar las intensas vinculaciones de este monasterio con el mundo americano, que hacen de este edificio uno de los más emblemáticos de la ciudad.

La pétrea portada principal, situada en la confluencia de tres calles para obtener una óptima perspectiva visual, es de un primer barroco atemperado. El equilibrio compositivo se realza con el atrevido frontón alabeado superior, cuyas curvas se rompen para albergar la imagen titular.

La restauración efectuada en 2008 en la fachada principal ha consistido en la consolidación, limpieza, sellado y reintegración de aquellas zonas más dañadas de la estructura pétrea de la portada, así como en el remozamiento general de la fachada.

Dentro del monasterio, estructurado en torno a varios patios y jardines, sobresalen algunas principales dependencias, como el templo de época renacentista, los coros altos y bajo con magnífica sillería, el claustro principal, el refectorio, el mirador alto, o la elegante espadaña realizada en piedra, que despunta sobre el paisaje urbano del Barrio Bajo. Por tanto, sin salir de este convento dominico, se puede contemplar toda la evolución artística desarrollada en el Renacimiento, el Barroco y el Neoclasicismo, en cuyo último estilo luce la doble portada marmórea que recae hacia la plazuela de Madre de Dios. En esta fachada lateral también destacan dos preciosas ventanas ovaladas del siglo XVIII. Son muy numerosas las obras artísticas que se conservan en este monasterio y templo.

Para ayudar a su economía, las Madres Dominicas elaboran una deliciosa repostería. Son famosos sus tocinos de cielo y pestiños, que comercializan a través del antiguo torno, enmarcado con exquisita azulejería de inspiración clásica.

La conservación y restauración del monasterio de Madre de Dios viene a garantizar la preservación del conocimiento de una buena parte de la historia de Sanlúcar de Barrameda.

Bibliografía: Lobato, Fray Abelardo y Toribio García, Manuel: El monasterio de Madre de Dios. Sanlúcar de Barrameda: ASHEA, 1995

[Se han tomado algunas fotos de este libro, realizadas por Fotos Ramón, para ilustrar este sitio Web]

 

   

   

   

   

   

   

   

   

   

   

   
 

Página creada: 29/07/2010

 


   
   

Volver