Aula Gerión

Asociación para la defensa del Patrimonio Histórico - Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)


 

 

 

BIENES CULTURALES PREMIADOS

 

Los inmuebles galardonados en la IX edición fueron propuestos en Junta Directiva del Aula Gerión y quedaron ratificados en Asamblea General de socios, del pasado día 28 de junio de 2013. En las candidaturas se incluyeron algunas propuestas ciudadanas. Como resultado de las votaciones de los socios y socias del Aula, se han otorgado cinco premios, uno por cada categoría establecida y sin orden de prelación o preferencia.

 

Conservación de inmuebles con doble uso, residencial y comercial: Casa-local comercial "El Almacén", en calle Regina, 18

 

Conservación de inmuebles a lo largo del tiempo: Casa en calle Santo Domingo, 38

 

Rehabilitación de inmuebles significativos y tradicionales: Casa en calle Misericordia, 9

 

Conservación y/o restauración de Arquitectura Industrial: Antigua bodega "Patio Los Galanes", en calle Ganado, 6

 

Restauración y Conservación de bienes culturales de carácter religioso: Rehabilitación y conservación de la iglesia de Ntra. Sra. del Rocío (antigua de San Jorge), en calle San Jorge.

 

  Mención Honorífica a José Mª Sánchez Muñoz, artesano y restaurador artístico

 

 

El acto de entrega de los premios tuvo lugar el sábado, 30 de noviembre de 2013, en Bodegas Barbadillo (Salón Don Benigno).

 

 


 

Conservación de inmuebles con doble uso, residencial y comercial

 

Casa-local comercial "El Almacén", en calle Regina, 18

 

María José San Román López

D.

 

 

Este inmueble posee las características propias de las casas sanluqueñas de finales del siglo XIX. Probablemente construida en 1888, fecha que aparece grabada en la estantería del antiguo almacén, el edificio se distingue por poseer las formas propias del academicismo decimonónico.

Al exterior, el inmueble ofrece dos fachadas angulares hacia las calles Regina y Zárate. En sus amplios paramentos se abren de forma simétrica cierros y balcones, los cuales se encuentran enmarcados con sencillas molduras, hallándose la entrada principal en la calle Regina.

Subdividida en tres plantas, la segunda presenta menor altura y todo se corona con pretil superior de fábrica decorado con formas poligonales. Desde su origen, el piso inferior estuvo dedicado a almacén de ultramarinos, denominado entonces “Almacén de la Mata”, que fue propiedad de León de Argüeso, fundador de las bodegas que llevan su nombre. Con posterioridad pasó a manos de José San Román, padre de la actual propietaria, que mantuvo la misma función comercial.

El interior fue reformado por San Román entre 1939 y 1940. Se distribuye en tres crujías que se disponen en torno a un patio central, donde destaca un ventanal geminado de estilo neomudéjar, tan extendido en nuestra ciudad desde que se edificara el palacio de los duques de Montpensier. Se asciende al piso superior por una escalera de mármol con bonita barandilla de forja.

De la zona alta cabe destacar la distribución de las dependencias comunicadas a la italiana, cuyas galerías asoman al patio a través de diáfanas cristaleras.

El espacio comercial (bar de copas) situado en planta baja y denominado actualmente “El Almacén”, por su antigua funcionalidad, ha conservado, por deseo de su propietaria, el mostrador de madera y mármol y la antigua estantería de la tienda de comestibles, que es una de las pocas que quedan en Sanlúcar, por lo que posee gran interés antropológico. Se distingue por sus pilastras y cornisa ricamente talladas en madera.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

   

   

   

   

   

   

   

 

 

Conservación de inmuebles a lo largo del tiempo

 

Casa en calle Santo Domingo, nº 38

 

Familia Barbadillo Eyzaguirre

 

 

 

Este hermoso caserón posee los elementos más singulares y propios de las casas de cargadores a Indias del siglo XVIII. El edificio se ubica en el ángulo que forman las calles Santo Domingo y Don Claudio. Destaca por su majestuosidad. Se encuentra estructurado en dos plantas más ático superior de menor altura y se corona con balconcillo amansardado. En sus extensas fachadas se abren cierros y balcones, de forma simétrica, junto a las pequeñas ventanas en el piso inferior, donde pudo situarse una antigua bodeguita y zona de almacenaje.

Mención especial merece la magnífica portada pétrea, compuesta por dos columnas adosadas que descansan sobre elevados pedestales y su amplio cornisamento sostiene el balcón superior. Se encuentra tallada en piedra con elementos vegetales y geométricos, además del moldurón mixtilíneo que enmarca el hueco, todo característico del barroco bajoandaluz.

También destacan los portones tachonados con clavos de metal, que se hallan tanto en la potada como en el acceso al patio principal.

El interior se distribuye en torno a un espacioso patio columnado cuyos arcos presentan sillería de piedra, material que resulta excepcional en los patios barrocos de Sanlúcar. Al centro se ubica un tradicional brocal de pozo de mármol blanco con su correspondiente herraje de forja.

En torno a este patio se distribuyen una serie de crujías perimetrales donde se sitúan las distintas dependencias. Entre éstas se incluye un entresuelo, como es habitual en las casas de cargadores, que en este caso abre ventanas a la calle.

En 1945 se hicieron reformas interiores y exteriores por parte del matrimonio formado por Aurora Romero Ambrosy y Manuel Barbadillo Rodríguez, entonces propietarios del inmueble. 

Del interior cabe destacar las amplias galerías superiores, el rico portaje claveteado y acasetonado en las contraventanas de cierros y balcones, así como sus dilatados salones.

En planta baja existen dos locales comerciales cuyos exteriores se integran de forma equilibrada en la composición general del inmueble, sin que logren distorsionarla, como ocurre en otras ocasiones.

La conservación de este inmueble contribuye a salvaguardar la imagen de una Sanlúcar eminentemente patrimonial y ayuda a realzar el casco antiguo de la ciudad.

 

Las imágenes del interior han sido aportadas por la familia Barbadillo Eyzaguirre.

 

   

   

   

   

   

   

   

   

   

   

   

 

 

Rehabilitación de inmuebles significativos y tradicionales

 

Casa en calle Carmen Misericordia, nº 9 - esquina a calle Trillo

 

Comunidad de propietarios

 

 

 

Este inmueble es fruto de la agrupación de dos antiguos edificios contiguos, que parecen tener su origen en el siglo XVII, tal como revelan las distintas alturas y cornisamentos.

Durante bastantes años fue sede de Comisiones Obreras, a cuya entidad fue adquirida por los actuales propietarios. El paso del tiempo, los diversos usos y el abandono sufridos habían hecho mella de tal modo que el primitivo interior había desaparecido casi en su totalidad, como podemos comprobar a través de  las imágenes.

En 2004 los actuales propietarios se unieron con el fin común de rescatar el inmueble para utilizarlo como segundas residencias en Sanlúcar. Las obras finalizaron en 2007. La restauración exterior ha sido modélica. Se ha conservado la estructura de las fachadas, así como sus elementos más característicos: la sobria portada entre pilastras, el amplio balconaje que recae sobre bonitas tornapuntas, los herrajes de forja, así como el ático de la calle Trillo, conformado por una vistosa sucesión de arcos de medio punto.

Cabe destacar la recuperación de algunas zonas de la primitiva decoración mural del edificio, formada por esgrafiados con formas de sillería. Y también llama la atención la recreación contemporánea que se ha realizado de los tradicionales guardapolvos andaluces para cubrir el balcón.

Del interior se ha mantenido el patio principal, algunos tramos de escalera y varios arcos barrocos que descansan sobre columna de mármol y pilares.

En torno al patio central se ha reedificado una nueva estructura arquitectónica de carácter contemporáneo, para articular varias viviendas. Cabe destacar la conservación de algunos techos de viguería de madera, la cubrición de algunas zonas con teja curva tradicional, así como la diversidad de formas en huecos, riqueza de detalles ornamentales, el contrastado uso del color, y la profusa utilización de piezas metálicas y cristal en los paramentos que vierten al patio.

La restauración y rehabilitación de este importante volumen edificatorio contribuye a conservar y realzar la imagen histórica y patrimonial del Barrio Alto sanluqueño.

 

En algunas imágenes se puede observar el estado en que se hallaba el inmueble en 2004 y el estado tras la restauración y rehabilitación en 2008.

Las fotografías han sido aportadas por la comunidad de propietarios.

 

   

   

   

   

   

   

   

   

   

   
   

   

 

 
   

   

   
   
   
   
   
   
   

 

Conservación y/o restauración de Arquitectura Industrial

 

Bodega "Patio Los Galanes", en calle Ganado, 6 y callejón de San Miguel

 

Gerente: Familia Galán Galán

 

 

A la categoría “Conservación y/o rehabilitación de Arquitectura Industrial”, Aula Gerión confiere una gran importancia, debido a la pérdida progresiva de la centenaria imagen vinícola que está sufriendo Sanlúcar, por la acelerada destrucción de sus bodegas en los últimos años.

Los antiguos cañones de bodegas y patio de "Los Galanes" podrían datarse entre los siglos XVII y XIX, de forma que estos espacios suponen una muestra excepcional de las más antiguas bodegas de Sanlúcar, en sus tipologías de bodega-granero del siglo XVII, a la que se suma una pequeña bodega característica del siglo XIX.

Es de notar el sistema constructivo de su juego de arcos con roscas de ladrillo visto tanto en el interior como en el exterior. En el patio los arcos son rebajados, de muy escasa altura y que descasan sobre recios pilares, por lo que parece ser la zona más antigua, En torno a este espacio abierto se sitúa una planta alta que pudo servir como primitivo granero.

Cabe destacar el tradicional brocal de pozo de fábrica encalada con cruz de forja; las prominentes molduras que resaltan en la planta superior y en las enjutas de los arcos; así como la añeja viguería de la galería que abre al patio.

Resulta de gran interés que se rescaten, como en este caso, estas primitivas bodeguitas de Sanlúcar, para conocer la evolución experimentada por la arquitectura bodeguera más característica del Marco de Jerez.

Sin duda, la conservación de esta bodega contribuye a resaltar la fisonomía vinícola del casco antiguo de Sanlúcar, por la que se ha distinguido esta ciudad durante siglos.

 

   

   

   

   

 

   

   

 

 

Restauración y Conservación de bienes culturales de carácter religioso

 

Rehabilitación y conservación de la iglesia de Ntra. Sra. del Rocío (antigua de San Jorge)

 

Hermandad de Ntra. Sra. del Rocío

 

 

La Iglesia de Ntra. Sra. del Rocío, antigua de San Jorge, fue fundada en el siglo XVI por la cofradía inglesa de San Jorge, junto a un Colegio y Hospital, que atendían las necesidades religiosas, educativas y asistenciales de los comerciantes ingleses, la más importante colonia mercantil de extranjeros instalada en la entonces villa de Sanlúcar.

En 1517 construyeron un primer templo en unos solares situados junto a las atarazanas, que fueron cedidos por el duque de Medina Sidonia. La iglesia fue dedicada a San Jorge, patrón de Inglaterra. En él fundaron una hermandad para servir los intereses espirituales de todos los ingleses residentes en la zona. A finales del XVI (1591), los ingleses cedieron el edificio a la cofradía de irlandeses católicos que vivían en Sanlúcar.

En el siglo XVII la fundación edificó un nuevo templo más amplio, que es el que hoy se conserva, finalizándose su fachada en 1721. Más tarde estas cofradías extranjeras se extinguieron y, aunque la iglesia continuó abierta al culto, experimentó una etapa de abandono que favoreció el deterioro general del inmueble.

En 1985 el templo y los edificios aledaños fueron cedidos a la Hermandad de Ntra. Sra. del Rocío, por parte de la Iglesia Católica inglesa, para instalar su casa y capilla que, tras unas obras de rehabilitación, fueron inauguradas en 1987. A través de las fotografías  se puede observar el pésimo estado en que se encontraba la capilla en 1985 y las obras de rehabilitación realizadas.

La fachada del templo presenta unas líneas muy sobrias propias de un primer  barroco atemperado. Se organiza en dos cuerpos con apilastrados, molduras geométricas, puerta adintelada y bonita hornacina superior con la figura de San Jorge. Dos pequeños óculos dan luz al coro alto.

El interior se estructura mediante una nave de cajón cubierta con bóveda de cañón y lunetos, situándose el coro a los pies en alto sobre arco rebajado, cuya bóveda está decorada con pinturas de carácter vegetal y el escudo de Inglaterra.

Sobresalen las pinturas de la media naranja que cubre el presbiterio y el atractivo retablo mayor, de finales del siglo XVII o principios del XVIII, de columnas salomónicas, que es obra del escultor flamenco Pedro Relings. En el centro del retablo se sitúa la imagen de Ntra. Sra. del Rocío, titular del templo, flanqueada por las esculturas de San Pedro y San Pablo, así como un relieve de San Jorge en la zona superior. Tanto el retablo mayor como los retablos y cuadros de altar laterales resaltan por sus tonalidades doradas sobre fondos oscuros, cuya combinación no es muy frecuente en los retablos barrocos. Además, el edificio alberga diversas obras escultóricas y pictóricas de interés histórico y artístico.

Desde que quedó a su cargo, la Hermandad de Ntra. Sra. del Rocío ha rehabilitado y conservado, con gran cuidado y esmero, esta iglesia tan significativa para la historia de Sanlúcar.

 

En algunas imágenes se puede observar el estado en que se hallaba el inmueble en 1985 y el estado acual tras las tareas de rehabilitación y mantenimiento.

 

Las fotografías de 1985 han sido aportadas por la Hermandad de Ntra. Sra. del Rocío.

 

Más información:

Web Hermandad del Ntra. Sra. del Rocío:

http://www.hermandaddelrociodesanlucardebarrameda.com/web/index.php

Velázquez Gaztelu, J. P.: Fundaciones de todas las iglesias, conventos y ermitas de Sanlúcar de Barrameda [1758]. ASEHA. Sanlñucar de Barrameda, 1995

Barbadillo Delgado, P.: Historia de de la ciudad de Sanlúcar de Barrameda [1942]. Ayuntamiento de Sanlúcar, 1989.

García del Barrio Ambrosy, Isidro: "La iglesia de San Jorge y la Virgen del Rocío". En Sanlúcar de Barrameda, nº 22. Santa Teresa, Industrias Gráficas, 1986.

Gómez Díaz-Franzón, Ana: Guía histórico-artística de Sanlúcar de Barrameda. ASEHA, 2003 (3ª Ed.)

 

   

   

   

   

   

   

   

   

   

   

   

   
   
   
 

Casa-Hermandad

 

   

 

Mención Honorífica

José María Sánchez Muñoz (Pericache)

Artesano y restaurador artístico

 

Este año Aula Gerión ha querido distinguir con una Mención Honorífica a José María Sánchez Muñoz, conocido por todos como “Pericache”, al objeto de reconocer su excelente trabajo desarrollado durante muchos años en el Patrimonio Histórico de Sanlúcar. En especial nuestra asociación quiere reconocer y agradecerle su trabajo y compromiso con el Patrimonio Cultural, en especial por las tareas de recuperación de los antiguos esgrafiados murales existentes en las fachadas de la arquitectura barroca sanluqueña.

José María Sánchez Muñoz nació en Sanlúcar de Barrameda en 1957. A los doce años de edad inició su formación en los trabajos de Carpintería, Talla y Ebanistería con los maestros carpinteros Juan Asaura, Joselito Gil, Manolito Mejías, Veguilla, Marchena y Muñagorri.

Hombre polifacético y de gran sensibilidad artística, Pericache ha cultivado, a lo largo de su vida, numerosas facetas profesionales, como artesano, restaurador, tallista, estuquista, decorador, muralista, pintor e ilustrador. El gran dominio del dibujo que posee le ha permitido realizar sus propios diseños, distinguiéndose sus trabajos por una notable perfección técnica.

Como ebanista y restaurador de obras de arte, Pericache ha llevado a cabo diversos trabajos para distintas iglesias, conventos y hermandades como, por ejemplo, las restauraciones realizadas para la Hermandad del Santo Entierro de Sanlúcar.

Destacadas obras de talla y ebanistería salidas de la mano de José María Sánchez son la Cruz para Nuestro Padre Jesús Nazareno, la Cruz para Jesús del Silencio, atriles para el Convento de Regina, Cruz arbórea del Cristo del Santo Entierro, Cruz arbórea para un crucifijo del Convento de Capuchinos, o la hornacina para la pequeña imagen de San Lucas en el Rincón del Costalero, entre otras muchas.

Otros importantes trabajos han sido las restauraciones de las estructuras de madera de los retablos del Santuario de Nuestra Señora de la Caridad y las obras realizadas en la Capilla de la Inmaculada de la parroquia de Ntra. Sra. de la O.

En su faceta como decorador de interiores y exteriores, ha realizado numerosas obras en distintas casas y establecimientos sanluqueños. Una de las más significativas ha sido la decoración pictórica de la estancia donde se custodia la carreta procesional de la Hermandad de Ntra. Sra. del Rocío.

Como pintor e ilustrador también ha obtenido diversos premios por diversos carteles elaborados para las Fiestas Veraniegas o la Feria de Sanlúcar.

En cuanto a la recuperación de los esgrafiados barrocos, ha rescatado muestras en más de treinta fachadas de edificios sanluqueños, teniendo inventariado más de un centenar. Entre ellas se cuentan los testigos extraídos en la casa de la calle Misericordia premiada este año por Aula Gerión, así como lo del convento de las Hermanas de la Cruz o la Capilla del Cristo de las Aguas, por mencionar sólo algunas.

 

La mayoría de las imágenes han sido aportadas por José Mª Sánchez Muñoz.

 

Más información:

Cruz Isidoreo, F.: "José Mª Sánchez Muñoz "Pericache". Un artesano sanluqueño", en Sanlúcar de Barrameda, nº 47. Santa Teresa, Industrias Gráficas, 2011.

 

   
   
   
   
   
   
   
   
   
 
 

 

Acto Entrega de los Premios - Video

 

Texto disertación Manuel Romero Tallafigo (en breve)

 

   
 

 

 

Página creada: 03/12/2013

 

 

Volver